Un saco térmico especial para las lumbares.

Empezaremos mostrando este vídeo en el que podréis ver cómo son los sacos térmicos cervicales de Factoría de Fantasía.

Para aquellos de vosotros que nunca halláis oído hablar de un saco térmico, haremos una pequeña introducción. 

Basicamente un saco térmico es un trozo de tela, cosido y vuelto y relleno de semillas... ¿Qué semillas? De este tema hemos hablado ya en otro de nuestros post y aquí lo incluimos.

QUÉ SEMILLAS LLEVAN LOS SACOS TÉRMICOS

Un saco térmico lo podemos utilizar con fines terapéuticos, aunque no hay estudios al 100% fiables que lo avalen, lo que si aseguramos es que es un estupendo ¡calientacamas! Y que su uso es relajante y te proporcionará confort de inmediato.

Sin embargo nos hacemos ecos de comentarios hechos por otros fabricantes, que dicen que tienen:

A- FINES TERAPÉUTICOS.

Tendríamos que dividirlo en dos:

1- Termoterapia con calor.

Su aplicación se haría una vez calentado el saquito en el microondas. ¿Cuánto tiempo? Os preguntaréis algunos. Pues eso dependerá del tamaño del saco térmico, por un lado y por otro, principalmente de la potencia de vuestro microondas. Como media hablaríamos de calentar un saco térmico de tamaño estándar, dos minutos en el microondas.

Usos del saco térmico con calor, alivio de dolores o molestias de:

- lumbalgias

contracturas

- mestruales

- garganta

- barriga

- muelas

- oídos

- cólicos del lactante. Sobre los cólicos del lactante hemos hecho un post que para que lo recordéis lo ponemos a continuación.

EL CÓLICO DEL LACTANTE

2- Termoterapia con frío.

Su aplicación se haría tras haber tenido el saquito metido unas dos horas dentro del congelador. Gracias al relleno de lino dorado y lavada, nuestro saco térmico jamás se quedará compacto, con lo cuál su uso en zonas doloridas o curvas resulta agradable y fácil.

Usos del saco térmico con frío, alivio de dolores o molestias de:

- migrañas, jaquecas.

- inflamaciones causadas por golpes y sin heridas.

- bajar fiebre.

- inflamaciones tras extracciones bucales.

De todo esto que enumeramos resaltamos algo que si es real y se trata del bienestar que te produce usar un saco térmico. Se puede convertir en "adictivo", porque resulta ¡tan placentero utilizarlo como calientacamas... o en tus momentos relax de sofá, cine y palomitas!... ¡Pruébalo y verás! 

En base a todo lo explicado concluiremos diciendo que el saco térmico cervical es un saco térmico alargado y que precisamente por su tamaño se adapta a la anatomía del cuello y lumbares, de ahí su nombre.