lectura aproximada

La termoterapia es la aplicación de calor o frío sobre el cuerpo con fines terapéuticos. Busca a partir de los efectos que provoca,  mejorar el estado de una lesión o enfermedad. Lo cierto es una de las técnicas terapéuticas de mayor uso por los profesionales por sus grandes beneficios y su bajo costo. Puede clasificarse como superficial  cuando la penetración es baja (como con el uso de infrarrojos o en acciones terapéuticas por mecanismos reflejos, u otras aplicaciones leves) o profunda cuando se dan efectos biológicos gracias al calentamiento directo de tejidos profundos.

Voy a centrar la termoterapia en su aplicación a través de un saco térmico, que es una aplicación superficial y voy a denominarla como, casera, y siembre como complementaria a los tratamientos indicados por un médico, y nunca como sustitutiva.

¿Qué proporciona un saco térmico? Un saco térmico de semillas proporciona dos cosas; si lo calientas en el microondas, calor seco, y si lo metes en el congelador, frio intenso. Sencillo, ¿verdad?

Los sacos térmicos que utilizamos en termoterapia pueden estar confeccionados en algodón u otras fibras.

Si el saco térmico se utiliza con calor, como hemos dicho, ha de calentarse en el microondas dos minutos, cómo máximo, ya que pueden quemarse, y la permanencia de "ese calor" dependerá de la temperatura ambiente del lugar. Por ejemplo, no será igual aplicarlo sobre el estómago, que tapado con una manta. ¿Veis la diferencia, verdad? Si se utiliza en frío habrá que meter el saco térmico en el interior de una bolsa hermética de plástico e introducirlo en el congelador más de treinta minutos; de hecho puedes deiar un saco térmico de forma permanente en el interior del congelador hasta que se necesiten usar, puesto que al estar rellenos de semillas no se llegan a congelar, como ocurre con los rellenos de gel o agua.

 

Aplicaciones de la termoterapia

Los beneficios de la aplicación de termoterapia con calor, complementarios a tratamientos médicos, con un saco térmico son entre otros:

  1. Alivio de dolores musculares.
  2. Alivio de dolores de espalda.
  3. Alivio de dolor de rodillas.
  4. Alivio de cuello. Alivio de dolor de garganta.
  5. Alivio de dolor de oídos.
  6. Alivio de dolor de muelas.
  7. Alivio de dolores menstruales.
  8. Alivio de tendinitis.

Como veis son muchos los beneficios complementarios a tratamientos médicos, del saco térmico con calor, pero ¿sabéis que función cumple al 100% un saco térmico? La función de "calientacamas". Es un verdadero placer meterte a la cama, colocar el saco térmico y sentir... su calor. Y además ¡qué agradable es, tanto no tener los piés fríos, como que no ten pongan los piés fríos, encima! ¿Verdad? Y otro uso que se le da al saco térmico, y a diario es, por fin, en tu rato relax: saco térmico calentito, manta, un té y a relajarse toca… ¡Qué placer!

Los beneficios de la aplicación de termoterapia con frío, complementarios a tratamientos médicos, con un saco térmico son entre otros:

  1. Reducción de la inflamación tras la vacuna a tu bebé.
  2. Alivio de dolores de cabeza y temidas migrañas.
  3. Para bajar la fiebre leve.
  4. Alivio de esguinces.
  5. Alivio de picaduras de insectos.
  6. Para rebajar las bolsas de los ojos después de un día intenso.

Cómo veis son también muchos los usos que se le pueden dar a la termoterapia con frio. Uno magnífico. En verano, cuando estás trabajando en casa, frente al ordenador, con el ambiente asfixiante, pero como te sienta mal el ventilador o el aire acondicionado, prefieres limitarlo o directamente no usarlo. ¡Coge tu saco térmico del congelador y pontelo en la nuca, frente, muñecas! Seguirá haciendo calor, pero te sentirás un poco ¡menos acalorado!

 

¿Quién puede usar un saco térmico?

Los  sacos térmicos al ser calor natural los pueden utilizar todas las personas que no tengan ninguna patología cuya prescripción médica se lo contraindique, cómo por ejemplo: Cardiopatías; Glaucoma; Procesos infecciosos; Problemas renales Hipotensión grave; Insuficiencia hepática; Dermatitis e incluso  alteraciones de la sensibilidad, entre otras.

No olvidéis que el uso del saco térmico no pretende sustituir la ayuda profesional sanitaria ni de tratamientos pautados por su médico.

¡OJO! Nunca dejar a los niños usar los sacos térmicos sin la supervisión de un adulto. ¡Se pueden quemar!

Recuerda: El saco término no te la salud pero si te aporta bienestar. 

 

Otras formas de aplicación de termoterapia.

Todos conocemos otras formas de aplicar calor sobre el cuerpo, como por ejemplo, la manta eléctrica y la bolsa de agua.

La manta eléctrica, tiene un inconveniente y engorro y es que además de tener que estar enchufada constantemente a una fuente de alimentación eléctrica, aunque disponga de un termostato, no controlas el tiempo adecuado para que produzca un sano efecto de la zona que quieres aliviar, lo que puede provocar, precisamente, el efecto contrario al deseado, si nos quedamos dormidos con ella durante horas y horas.

La bolsa de agua, se puede abrir el tapón o romperse la goma y por lo tanto empaparte de agua o lo que es peor producirte una quemadura con el agua caliente.

 

¡Te dejamos aquí más artículos nuestros sobre los sacos térmicos, que seguro que te interesan!

como aliviar una contractura

aliviar el dolor de regla

como aliviar el colico del lactante

saco termico especial para las lumbares

que semillas llevan los sacos termicos

beneficios del uso de un saco termico

como calentar un saco termico

elegir un saco termico

Esperamos haber despejado dudas sobre la termoterapia y su uso con un saco térmico.

¡Gracias por leernos!