Saco térmico de semillas Don Saquito

Saco térmico de semillas Don Saquito

tiempo de lectura

Erase una vez,

un trocito de tela cosido y vuelta… pero que, sin embargo, para mi que soy diseñadora, ¡no era suficiente!

Al fin y al cabo si buscas en google sacos térmicos y pones imágenes encontrarás cientos de ellos. No digo que sus telas no sean bonitas... pero son telas fabricadas para cualquier artículo textil. Por eso te puedes encontrar que la tela de tu saco y la del cojín de la sala del dentista es la misma... y eso la verdad ¡no me molaba mucho!

Así es que cogí un papel y un lápiz y dejé volar la imaginación.

Me hice unicamente la siguiente pregunta: ¿Qué cara puede tener un saco térmico? Y me puse a garabatear sobre el papel, ¡de repente!... noté  que alguien me observaba, miré sobre el papel... y ¡allí estaban sus ojos tiernos!

Me deshice de amor.

Sentí que le conocía de toda la vida... y ¿sabéis que hizo él? Pues lo que hizo fue... regalarme una amplia sonrisa, y así, es como nació un producto, que dirían algunos. Para mí es mucho más que un producto, es uno de mis personajes, uno muy especial, con el que he establecido un lazo emocional tan fuerte, que hasta mantenemos nuestras conversaciones, en el sofá, en la oficina, en la cocina... ¡es genial!

saco termico don saquito

Pero aquí no termina esta historia. 

Tenía ojos, tenía boca.

Ahora le tenía que darle un cuerpo y un atuendo. Ilustré para mi saco térmico de semillas Don Saquito "clasic" una tela de saco. ¡Ya había creado un saco térmico especial, diferente y sin duda  exclusivo! No había nadie como él.

Siempre que creo un personaje le pongo nombre, eso fue rápido, ¡me encanta hacerlo! Le miré y le dije:

-amigo tu te llamarás Don Saquito, y el me guiñó un ojo y me sonrió.

saco termico don saquito

Después vinieron los detalles como la tipografía y pensar que más características podía darle a mi saco térmico de semillas, para hacerlo aún más ¡diferente y único! 

Se me ocurrió que sería buena idea que las instrucciones estuvieran siempre con él, así es que se las coloqué en la parte trasera. ¡Impresas!

Fue una idea genial, un saco térmico al que jamás se le perderían las instrucciones porque las lleva impresas sobre él mismo.

Luego vino elegir el tipo de tela. Seleccioné una tela sedosa. Y ya solo quedaba una cosa, ¡hacerlo realidad! Y lo mandé a imprimir; se bañó en tintas al agua, de las que tienen el certificado OEKO TEX Clase 1, porque de esta manera, mi saco térmico Don Saquito puede  estar en contacto con niños menores de tres años. Aunque ya sabéis, como digo siempre, jamás dejes ni a Don Saquito ni a ningún otro saco térmico a solas con un bebé sin antes asegurarte de que no está demasiado caliente. ¡La piel de los bebés es muy sensible! Y Don Saquito adora a los bebés y les quiere mimar y dar calor sin peligro alguno.

Ahora tocaba rellenarlo. Esto fue un proceso bastante largo.

Busqué y probé diversos rellenos, como el trigo, con los huesos de cereza, con los de aceituna, con el arroz, con mijo hasta que al final decidí que mi saco térmico Don Saquito, estaría relleno de lino dorado y lavanda. ¡Quería lo mejor para él! ¿Por qué el lino dorado y no los otros? Más abajo encontraréis un artículo sobre este tema en el que detallo cada experiencia, solo os diré que el lino dorado es redondito, no te creas a los que dicen que pincha ¡seguro que han metido paja en lugar de lino dorado! Ni tampoco creas que se chamusca, se chamuscará igual que cualquier otra semillas si no calibras bien el tiempo con la potencia de tu microondas. Para eso también tienes un artículo en el que hablo sobre ello. Y algo que jamás pasará al lino dorado es que no tendrá nunca gorgojos, como le pasa al trigo que es un cereal, ¡a Don Saquito eso le da... mucho miedo! Y para eso, ¿ya sabéis lo que voy a decir, verdad? ¡Pues si! También encontraréis un artículo que hablo sobre ese tema y otros artículos que seguro te interesarán si eres un amante de lo natural, de lo ecológico y de lo que se hace ... con amor.

Te sigo contando la historia...

Cuando me vino la tela no pude esperar a llevarlo al taller, saqué mi máquina de coser, la que uso para hacer muestras, elegí el color de hilo y puntada a puntada cosí a mi primer Don Saquito. Cuando lo vi terminado, me emocioné y le dije:

-¡voy a hacer todo lo que esté en mi mano para que te conviertas en el saco térmico que todos deseen tener!

saco termico don saquito

Y sigo en ello y creo que lo conseguiré.

¡Aquí te dejo unos artículos míos sobre los sacos térmicos, que te acercarán más a

Don Saquito!

Pincha sobre el título del artículo que quieras leer.

combatir el calor de forma natural

como aliviar una contractura

aliviar el colico del lactante

saco termico especial para las lumbares

aliviar el dolor de regla

que es la termoterapia

que semillas llevan los sacos termicos

beneficios del saco termico

elegir un saco termico

como calentar un saco termico

tipos de sacos termicos

Esperamos haberte descubierto el universo de Don Saquito, tu saco térmico.

¡Gracias por leerme!

0 comments

Your comment...