El álbum ilustrado es un mundo mágico.

El álbum ilustrado es una propuesta visual conjunta de ilustración y texto.

Si hablamos del álbum ilustrado dirigido al público infantil, la propuesta será más aprovechada si padres e hijos se sientan tranquilamente a compartir ese rato de lectura y dejarse llevar, y... descubrir juntos ese juego mágico entre palabras e imágenes. Juego que será más mágico si las palabras e imágenes logran la armonía y el equilibrio perfecto.

En la actualidad ha surgido un fenómeno maravilloso, y  es que el álbum ilustrado también busca a los adultos, y los adultos los han redescubierto.

Y volviendo al álbum ilustrado para niños, y hablando en líneas generales, diremos que suelen tener como máximo unas 35 páginas y que cuida mucho, muchísimo, la calidad de las ilustraciones, el tamaño de la letra, la tipografía, los colores... es decir... la maquetación.

El tulipán Pataplán

¿Cuáles son sus principales características?

- Es muy visual, por lo tanto llamativo.

- Tiene tanto peso la imagen como el texto, o incluso más la imagen que el texto.

- Trasmite emociones a través de sus ilustraciones.

- Despierta la imaginación y la fantasía.

- Trata temas de lo más variados; alegres y divertidos, irónicos, tristes o también surrealistas, a través de la personificación de animales y objetos, etc.

Pinturilla cuento infantil

¿Cómo se lee un álbum ilustrado?

La lectura de imágenes en los álbum conlleva una doble visión, primero seguir el texto de forma lineal y segundo recrearse en los detalles de la imágenes, aunque lo natural es dejarte llevar antes por las ilustraciones y luego querer ampliar la información a través de las palabras.

Por ese motivo las ilustraciones deben de ser de gran calidad; la maquetación muy cuidada, para que el equilibrio entre las palabras e ilustraciones sea el idóneo y la tipografía y colores acordes a la edad de los niños a los que va dirigido. Algo que no debemos de olvidar y que es importantísimo es ¡la  portada!, que tiene que ser atractiva para que te invite  a abrirlo y no quererlo perder... nunca.

Si hablamos de las capacidades cognitivas a la hora de la lectura de un libro, el tema da para mucho.

Teniendo en cuenta que nuestros niños del siglo XXI son tremendamente visuales, debido a la alta exposición de tantos estímulos que llegan, por diferentes canales, a través de la vista, el tipo de lectura de un libro álbum remite a un código múltiple de lectura, de manera simultánea, como ocurre en las historietas o en los dibujos animados, en el cine.

La realidad es que el buen libro infantil ilustrado, se convierte en un objeto precioso del que nunca jamás de los jamases... te querrás desprender.