lectura aproximada

El calor ha entrado y buscamos remedios naturales que lo alivien o al menos lo reduzcan, siendo respetuosos con el medio ambiente y cuidando de nuestra salud.

¡Fuera ventiladores y fuera el aire acondicionado! ¿Difícil? ¡No tanto!

El saco térmico habitualmente está relacionado con el calor. Es sabido a que sus beneficios, según cuentan, van desde fines terapéuticos, como al bienestar. Pues bien, también el saco de semillas se utiliza para aliviar el calor. ¡Sí, claro que sí!

¿Cómo aliviar el calor con un saco térmico? Pues es muy fácil. Mete un saco de semillas dentro de una bolsa de plástico e introdúcelo en tu congelador, al menos, durante treinta minutos. Cuando lo saques aplícatelo en zonas claves, como la nuca, la frente, las muñecas, detrás de las rodillas. ¿Por qué en estas zonas? Quizás os preguntéis. Pues la respuesta es porque las venas y las arterias están más cerca de la piel y por lo tanto al aplicar frio disminuye la temperatura de flujo y la circulación sanguínea también disminuye.

Conclusión: “Pon frescor en tu cuerpo”.

Es por ello por lo que también los sacos térmicos se utilizan, como termoterapia en frio, para bajar la fiebre o bajar las inflamaciones ocasionadas por contusiones, así como para aliviar las contracturas musculares, además también servirán para el alivio de migrañas y jaquecas, pues ofrece una temperatura ideal para refrescar, sin que sea demasiado intenso, como ocurre cuando te aplicas hielo.

Así que si tienes un saco térmico. ¡Úsalo para aliviar el calor! ¡Mejor ten dos! Será estupendo no tener que esperar a que se vuelva a enfriar, un “quita-pon”.

sacos termicos don saquito para alivar el calor

A continuación hacemos un recorrido sobre los consejos que viene bien no olvidar si queremos pasar un verano más fresquito, soportable y sano.

  1. SUDAR Y BEBER AGUA. Sudar no nos gusta nada. ¿Verdad? Te sientes incómodo y además huele mal… o al menos eso se dice. Pues ¡no! El sudor por sí mismo no tiene olor, lo que huele son las bacterias situadas en la piel o en el vello corporal. De modo que una buena higiene personal y una sana alimentación reducirán, de manera natural, ese olor que se desprende al sudar. Es importante que sepamos que el sudar es un mecanismo natural de defensa, de nuestro cuerpo, para regular el calor y ayudarnos a mantenernos frescos. Tenemos millones de glándulas sudoríparas que repartidas por todo el cuerpo son las encargadas de este proceso natural de refrigeración. ¡Atención! Transpirar durante dos horas puede llevar a la deshidratación. ¡Consejo! Salir de casa con una botellita de agua, ocupa poco y lo agradecerás. En conclusión, sudar y beber agua, van de la mano. Y ya que hablamos de agua ¿Ducha fría? Pues ¡no!, mejor una ducha templada. ¿Por qué? Pues porque resulta, que el cuerpo es ¡tan listo!, que para defenderse de la bajada de temperatura se regula el solito, aportando más calor, con lo cual cuando salgas de la ducha fría, comenzarás a sudar. ¡Vaya faena!
  1. USAR ROPA HOLGADA Y TRASPIRABLE. El tejido más “saludable” para nuestra vestimenta sigue siendo la confeccionada con algodón. No impide la transpiración y al ser fibras naturales el olor del sudor es menos desagradable que el que despide la sudoración cuando se mezcla con fibras sintéticas, es decir el poliéster, nylon, acrílicos. Nos podemos preguntar.  ¿Qué es mejor, vestir de blanco o de negro? Los beduinos cuando atraviesan el desierto visten túnicas despegadas del cuerpo en color negro, de pies a cabeza, ello es debido a que el viento del desierto se lleva el calor que absorbe el color negro. Sin embargo en las islas, las prendas que más se utilizan son de color blanco, que refleja y no atrapa el calor. Con este tema hay mucha controversia y disparidad de opiniones, así que te invito a que pruebes y hagas lo que más te convenza. ¿Sombrero? Sí, pero que deje pasar el aire, los mejores, los de paja y rafia.¿Calzado? En el verano deja que los pies respiren y estén los pobrecitos “a su aire”, así que ya sabes, sandalias. Evita los materiales sintéticos, y apuesta por las hechas con yute, rafia, fibras de pita y suelas de cuero.
  1. COMIDAS FRECUENTES Y LIGERAS. En realidad esto es siempre aconsejable, pero en verano, aún más. En verano, ya sabes, la unión del calor con las digestiones pesadas, producirá que solo tengas ganas de dormir y dormir. Mantente hidratado no solo bebiendo agua, sino comiendo alimentos que contienen agua como: lechuga, tomate, pepino, melón, sandía, etc. ¿Sabes que el picante, sin pasarte, es recomendable en verano? ¡Pues sí! Resulta que la comida picante estimula la sudoración,  por lo que ayuda a  regular la temperatura corporal. ¡Pero un poquito! Y por último no abuses de los zumos procesados, refrescos y helados, porque hacen el efecto “rebote”, primero te proporcionan frescura pero acto seguido, como ayudan a activar la pérdida de líquido corporal, te sube la temperatura, es decir, sentirás más calor. Pero claro que, ¿Quién se resiste a comer un rico helado? Y como dice el refrán, “que te quiten lo bailao”.

¡Te dejamos aquí más artículos nuestros sobre los sacos térmicos, que seguro que te interesan!

como aliviar el dolor de regla rapido

como aliviar una contractura

aliviar el colico del lactante

saco termico especial para las lumbares

que es la termoterapia

beneficios del saco termico

como elegir un saco termico

como calentar un saco termico

Esperamos haber despejado dudas sobre combatir el calor con un saco térmico.

¡Gracias por leernos!